Site officiel
du Tourisme en
Tarn-et-Garonne

Météo

Chargement météo...

Gastronomía de Tarn y Garona

El vergel de Midi Pyrénées !

Fruits du Tarn et Garonne
Fruits du Tarn et Garonne

Paraíso de la fruta, apodada el vergel de Mediodía-Pirineos, reino del foie-gras y del magret, con dominios vitícolas hasta donde alcanza la vista, un ajo emblemático y unas trufas ineludibles, Tarn y Garona aúna sabores y servicio de mesa.


Tarn y Garona es rico en paisajes y tierras agrícolas, disfrutando de un clima favorable, gracias al cual cultiva un patrimonio culinario único con la uva Chasselas de Moissac, el azafrán, la trufa, el melón del Quercy, el ajo de Lomagne, sin olvidar el Musée des Arts de la Table en la abadía de Belleperche y la Asociación de los Restauradores. Entre circuitos gastronómicos, visitas a granjas y mercados típicos, Tarn y Garona es una etapa ineludible para los aficionados y gastrónomos iniciados.

 

¡ Los vinos para sublimar el paladar!

Montauban

Tarn y Garona, departamento del sudoeste, tiene la colección de cepas originales y  propone un abanico de vinos de cosecha propia para acompañar la gastronomía local.
Existen 6 denominaciones:

• AOVDQS (Denominación de Origen Vino Delimitado de Calidad Superior) Coteaux du Quercy,

• Vin de Pays des Coteaux et Terrasses de Montauban,

• AOVDQS Saint-Sardos,

• AOVDQS Lavilledieu,

• AOVDQS Côtes du Brulhois,

• los vinos de las Côtes du Frontonnais están clasificados AOC (Denominación de Origen Controlada)


www.vins-tarn-et-garonne.fr

 

La uva Chasselas, reina de las frutas

Chasselas
Chasselas

Tarn y Garona, vergel de Mediodía-Pirineos, posee la uva Chasselas de Moissac. Ha sido la primera fruta en obtener la AOC en 1971. Con 298 productores en 598 ha, los viñedos de Chasselas son uno de los orgullos de Tarn y Garona. Pero en la actualidad, su utilización no se limita a la uva de mesa, apareciendo nuevos sectores: zumos frescos, zumos con gas, mermeladas, bebidas alcohólicas. Por ejemplo, el aperitivo “Le Quercy des Iles” nació de la combinación entre la uva Chasselas dorada, el ron de la Martinica, perfumado con auténtica vainilla de Tahití y estimulado con pimiento de Espelette.

 

La trufa, el oro negro de Quercy

Truffes
Truffes

A pesar de que existan un centenar de especies, la más codiciada es la trufa negra del Périgord. Crece en primavera y se recoge de diciembre a febrero. En Tarn y Garona hay personas apasionadas que cultivan estos “diamantes negros”. Jean-Luc Clamens, de la casa Gaillard en Caussade, comercializa la Tuber melanosporum en todo el mundo.
Robert Losson, cuchillero-inventor instalado cerca de Auvillar ha creado un cuchillo y un excepcional rallador de trufas cuya hoja de irreprochable calidad se ha ganado definitivamente el título de nobleza al estar presente en las mesas de los Chefs más galardonados como Alain Ducasse, Michel Trama, Jean-François Piège, Michel Troisgros... en Nueva York, Tokio y otras capitales.

 

El foie-gras, desde la Antigüedad hasta nuestros días

Hamburger du Sud-Ouest
Hamburger du Sud-Ouest

La práctica del cebado de las ocas se remonta al antiguo Egipto.

Hoy en día el foie-gras es una gran fuente de inspiración para los chefs de Tarn y Garona. Consiguen mezclar el foie-gras con sabores a veces inesperados pero muy sabrosos.

 

Azafrán, el oro rojo

Safran
Safran

Es la especia más cara del mundo: para obtener 1 kg de azafrán, hay que extraer minuciosamente los estigmas de 200.000 a 250.000 flores. La mayor producción viene de Irán. En Quercy y Albigeois, el cultivo del azafrán se remonta al siglo XIII. Bruniquel en Tarn y Garona obtuvo su riqueza en el siglo XIV con este cultivo. Hoy en día, en varios mercados de Tarn y Garona como en Saint-Antonin-Noble-Val, Montalzat y Saint-Projet, los productores locales de azafrán proponen no solo una especia de excelente calidad, sino también productos derivados como mermeladas, siropes, confitados y bizcochos.

 

El ajo de Lomagne

Ail de Lomagne
Ail de Lomagne

Destacado en la gastronomía mediterránea, el ajo es conocido desde la Edad Antigua. Cultivado en Lomagne desde el siglo XIII, el auge del ajo surgió al final de la Segunda Guerra Mundial y cuenta en la actualidad con 300 productores en aproximadamente 350 ha. No se puede abandonar Lomagne sin haber saboreado un tourin de ajo o un foie-gras frito con dientes de ajo confitados.