© Le Melon du Quercy, un des fruits incontournables du Tarn-et-Garonne | Aurélien Desmiers
Especialidad

El vergel del suroeste

El paraíso de las frutas

Tarn-et-Garonne está considerado como el » vergel más bello del suroeste »

Un departamento frutícola en el que la viticultura es importante, con seis denominaciones de origen, entre las que se encuentran 4 DOP, como la DOP Fronton, un viñedo entre el Haute-Garonne y el Tarn-et-Garonne. La uva Chasselas de Moissac, uno de los productos emblemáticos del departamento, también se beneficia de una DOP y permite la producción de numerosos productos vinícolas.

También se cultiva ajo en la zona, lo que no es ni mucho menos anecdótico, sobre todo el ajo blanco de Lomaña (IGP), que representa alrededor del 11% de la producción nacional.

Atravesado por tres grandes ríos ( Garonne, Tarn y Aveyron), así como por numerosos afluentes (Barguelonne, Séoune, Gimone), sin olvidar el famoso canal del Garonne, el departamento disfruta de un clima suave y propicio para la agricultura.

Tarn-et-Garonne sigue siendo un departamento agrícola con predominio de la arboricultura. El departamento produce el 80% de la fruta de Occitania y es el cuarto departamento francés en cuanto a frutales. De las 300.000 toneladas de fruta producidas, las manzanas representan la mayor parte, con más de dos tercios de la producción frutícola del departamento.

Los imprescindibles

El melón de Quercy

El melón de Quercy, una fruta auténtica que desprende el sol del suroeste, se cultiva en la antigua provincia de Quercy durante los meses de verano y tiene una IGP (Indicación Geográfica Protegida). El melón es exigente. Le hace falta sol, mucho sol, como el del Tarn-et-Garonne. En estas condiciones se convierte en un fruto excepcional.

El melón de Quercy se produce en toda la provincia de Quercy, desde el norte de Montauban hasta el sur de Cahors, y desde las puertas de Agen hasta el Tarn.

Chasselas de Moissac

Este producto emblemático de la región de Tarn-et-Garonne es una de las joyas de la gastronomía francesa y recibe el apodo de uva dorada por su forma redonda y la piel de las uvas. Para obtener la DOP, cada racimo es cincelado por los chasselatiers, un verdadero trabajo de orfebrería. Su producción se reparte en 251 explotaciones de 76 municipios.

Primera fruta que obtuvo la AOC en 1971, la Chasselas de Moissac ya no es sólo una uva de mesa excepcional. En la actualidad está disponible en zumos frescos, zumos carbonatados, mermeladas y bebidas alcohólicas.

A partir de la mitad de septiembre, los primeros racimos de uva de Chasselas están listos para ser cosechados y los viticultores de Chasselas reciben a los visitantes para realizar visitas y degustaciones en el corazón de los viñedos.

Otros

Frutas exceptionales

Manzanas

Con 5.300 hectáreas dedicadas a su producción, la manzana es el emblema de nuestro departamento, y Tarn-et-Garonne es el primer productor de manzanas del país.

50 matices de manzanas… Chantecler, Gala, Reinette, Arianne… todas las variedades de manzanas, antiguas, rústicas, nuevas, se cultivan en nuestros huertos, en agricultura integrada o ecológica. Algunos productores están encantados de recibir a los clientes directamente en la granja, donde cada uno puede recoger sus manzanas favoritas con su propia cesta.

La cereza de Moissac

Cerezas, guindas… este tesoro es uno de los primeros frutos rojos de la temporada de verano, sensual por su redondez y su color. Es la pequeña reina de junio, que anuncia los hermosos días y hace las delicias de grandes y pequeños. La producción de la cereza de la región de Moissac se concentra en Moissac y en la zona de Terres des Confluences.

Todas las cerezas producidas por 280 productores se recogen a mano y se venden el mismo día. A partir de abril, los cerezos en flor son uno de los espectáculos naturales más bellos del Tarn-et-Garonne.

Fresas :

De color rojo vivo, carnosas y delicadas, las fresas de Tarn-et-Garonne son los primeros dulces de la primavera. Gariguettes o Clery, Mara des bois, Ciflorette, Charlotte… hay para todos los gustos en los mercados o en la venta directa en las granjas.

Ciruelas :

Mirabelles, quetshes, ciruelas d’ente, Reine Claude… en Tarn-et-Garonne las ciruelas son verdaderas perlas de color púrpura, carmesí o dorado que colorean los mercados de verano. La ciruela Reine Claude, la majestuosa, es especialmente jugosa y dulce y toma su nombre de Claude de France, la primera esposa de Francisco I. Con las ciruelas d’ente se elaboran las deliciosas ciruelas pasas de Agen.

Albaricoques:

Esta firme delicia de naranja es como un regalo de la naturaleza, para disfrutarla con una variedad de postres o sola. Pincot, Feriana, Bebeco… sus variedades suenan como personajes, privilegio de los más golosos.

Melocotones, nectarinas :

Pêche de vigne, Fantasia… nombres que evocan la codicia y la ociosidad en Tarn-et-Garonne. Al saborear estos frutos del Midi bañados por el sol, uno se da cuenta de la dulzura de la vida que predomina en nuestra tierra de agua y huertos.

Kiwis:

El kiwi se cosecha a mano, pero sólo puede consumirse después de 3 semanas, cuando se ablanda y se vuelve bueno para comer. Kiwis verdes, amarillos o incluso rojos, estos 3 tipos se cultivan en Tarn-et-Garonne.

Futos secos

La Castaña o Marron de Laguépie :

Esta castaña tiene un hermoso color caoba brillante y ofrece grandes cualidades gustativas.

Asada o hervida, revela sus sabores para calentar los días de otoño en Tarn-et-Garonne, y se celebra durante la Feria de la Castaña el último domingo de octubre en Laguépie.

Las avellanas de Lomaña :

Estas pequeñas delicias son muy populares con la llegada del otoño, y se celebran durante la Fiesta de las avellanas en Lavit-de-Lomagne a principios de octubre de cada año.

En Tarn-et-Garonne, la cofradía de la avellana de Lomaña promueve este preciado fruto seco.

 

 

 

Otras delicias

Las setas de Vaïssac :

La seta de cabeza negra de Vaïssac es famoso por sus pronunciados sabores y aromas.

Florece en los bosques y selvas de este rincón de Tarn-et-Garonne, entre Quercy Vert y las gargantas del Aveyron, donde la naturaleza ha reclamado sus derechos.

Otras setas: rebozuelos, trompetas de la muerte, colmenillas…